Falsa ilusión

Falsa ilusión...


En una Oficina Local una funcionaria nueva escuchó la conversación de otras compañeras quienes se referían a los montos que le correspondían por los excedentes. Entonces, ella dijo: si fulanita gana tanto y la otra tanto y todas tenemos la misma categoría de puesto, en  mi caso me vendrá “X” cantidad (muy parecida a las  dos compañeras de referencia), pero nunca  tomó en cuenta los años de pertenecer a ASEPANI  y el monto acumulado durante el período. ¡Una falsa ilusión, por no informarse bien!

El Arrepentido

El Arrepentido


La mayoría de quienes han ejercido la Presidencia Ejecutiva del PANI han pertenecido a ASEPANI, excepto una persona que nunca fue asociado(a) justificando  que el señor Presidente de la República de aquel entonces, le había recomendado no incluirse en ningún grupo de funcionarios. Nunca ingresó a la asociación, y al finalizar su periodo preguntó que cuánto dinero le habría correspondido de haberse encontrada  afiliada. La estimación en aquellos años llegó cercana a las diez millones de colones, lo cual le sorprendió y se lamentó. ¡Ya para qué!
 

Solicitudes insólitas

Solicitudes insólitas

Dentro de las solicitudes insólitas planteadas a la ASEPANI, cabe recordar:

  • El asociado que solicita que  abran una línea de crédito para los “viernes negros”.
  • La asociada que pregunta  que si el compañero sentimental está cubierto por el Fondo de Mutualidad.
  • El asociado que pregunta que ante el fallecimiento de un familiar si ASEPANI pone esquela en un periódico, ya que  el prefería la entrega del dinero. Pero lo mejor de todo, fue que el familiar no había fallecido cuando hizo la consulta.
  • El asociado que exigió vino para el almuerzo en la Asamblea General.
  • El asociado que exigió que se le girara el dinero de un préstamo realizado en ASEPANI sin haber firmado el fiador.
  • En una asamblea de asociados(as) quien presidía puso a votación un punto de la agenda y al final dijo: “Votos a favor, votos en contra, abstinencias” (en vez de abstenciones) ¡Que diferencia tan grande!
  • La asociada que envía una carta a ASEPANI e indica “Señores Asociación de Desarrollo Comunal del PANI” ¡Se perdió en el espacio!
  • La asociada que envía una nota después de pertenecer varios años ASEPANI y dice “Procedo a solicitarles mi renuncia a Cooperativa de Empleados del Patronato Nacional de la Infancia”. Nunca se dio cuenta donde estaba afiliada”.
  • El asociado que indica en una carta dirigida a la Junta Directiva antes de una Asamblea de Asociados(as) que éstadebe tener mucho cuidado al  “escoger una buena cancha de futbol”. La Asamblea de asociados, que es lo más importante, nunca le interesó.